menú del día
Home / / La paz es posible si se construye en unidad
La paz es posible si se construye en unidad
Por:  / 16 enero, 2017
Comparte
Los conceptos expresados a continuación, son de exclusiva responsabilidad de la entidad que los emite*

Federación Luterana Mundial*

La paz es posible si se construye en unidad La Federación Luterana Mundial, Servicio Mundial, Programa Centro América, (FLM/SM CA) saluda al pueblo salvadoreño en la conmemoración del 25º Aniversario de la firma de los Acuerdos de Paz, que abrieron la posibilidad del entendimiento y la reconciliación para El Salvador.

Como organización basada en la fe, creemos que se puede lograr la paz plena para la nación sobre la base del diálogo y del reconocimiento de que son mayores las coincidencias, que las diferencias. Creemos que es providencial que la celebración de la firma de la paz, coincida con la de los 500 años de la Reforma Luterana, hecho que dio un giro a la historia cristiana.

A nivel mundial, la FLM y la iglesia católica participan en la conmemoración de este hecho como resultado de un largo proceso de diálogo ecuménico, que tiene a la base el respeto, pero sobre todo, el mensaje de Jesucristo de amor por la humanidad, es así, que desde esta visión ecuménica e inclusiva, creemos que es posible que todas las personas podamos vivir en armonía y en paz. En este contexto, nuestro secretario general, Martin Junge, ha destacado que católicos y luteranos tenemos más puntos de convergencias, que de diferencias.

Asimismo, lo creemos posible para El Salvador en donde la voluntad de las salvadoreñas y salvadoreños es de lograr la tan anhelada paz. Hace 25 años, la firma de los Acuerdos puso fin a la guerra civil que dividió a la sociedad salvadoreña.

Desde hace 34 años, la Federación Luterana Mundial tiene presencia en Centroamérica, y fue la tierra cuscatleca el primer lugar donde inició su trabajo. En ese momento, la FLM apoyó la repatriación de personas que habían tenido que desplazarse debido al conflicto armado, e igualmente, ayudó a organizaciones de personas con familiares desparecidos y participó en las negociaciones de paz.

Desde entonces a la fecha, trabajamos porque creemos que todas las personas tienen derechos y es nuestro objetivo contribuir a la reducción de las causas generadoras de vulnerabilidades y de injusticia en las sociedades en Centroamérica, lo que hacemos a través del fortalecimiento de la sociedad civil y el empoderamiento, basado en derechos y equidad para un desarrollo sustentable.

Es así que hoy nos unimos a la celebración del 25º aniversario de la Firma de los Acuerdos de Paz, porque creemos que la esperanza de tener un El Salvador mejor es actual, y debe ser una realidad, para la que se necesita compromiso de todos los sectores que componen esta noble y valiente nación.

Consideramos que para lograrlo no basta solo con la voluntad, pues no podemos perder de vista los retos y problemáticas que enfrenta nuestra población: la violencia que al finalizar 2016, dejó más de 5 mil homicidios; la criminalidad; la falta de oportunidades para muchas y para muchos, factores que obligan a gran parte de nuestra población a migrar para buscar mejores oportunidades, deseo que contrasta con la realidad que enfrentan los migrantes, a quienes se les viola sus derechos constantemente, e incluso, se les priva de la vida.

Solo en Estados Unidos, la diáspora ronda los 2.5 millones y cada día, salen del país más de 200 personas con la idea de conseguir un sueño de vivir con las condiciones mínimas, pero en su camino, solo encuentran pesadillas. Los que se quedan en el territorio tienen que batallar día con día para lograr una vida digna, con un salario mínimo que no alcanza para suplir sus necesidades.

Es con la convicción de que la paz es posible porque el país lo merece, que hoy nos hacemos parte de esta conmemoración con la inauguración de nuestra “Semana por la Paz en El Salvador”, porque creemos firmemente que las salvadoreñas y los salvadoreños merecemos un país que nos dé la oportunidad de gozar plenamente de nuestros derechos, no solo como ciudadanas o ciudadanos, sino porque según nuestra fe, todas las personas somos hijas e hijos de Dios y esto nos reviste de dignidad.

¡Felicidades El Salvador! ¡Adelante en la construcción de la unidad, del diálogo, del compromiso conjunto para lograr el país que soñamos y merecemos!

Federación Luterana Mundial/Servicio Mundial Programa Centroamérica

Deja un comentario
Te puede interesar
Lo más reciente
tenemos una cita
Top 10: mejores historias de Gato Encerrado en 2015
Suscríbete
Recibe nuestras más recientes noticias vía E-mail.
Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE